Crónicas del Año Nuevo Chino II: nuestro stand y la leyenda del horóscopo chino

La participación de ACCA en el Año Nuevo 2014

Durante la celebración del Año Nuevo Chino en las Barrancas de Belgrano, Asociación China estuvo presente de variadas y divertidas maneras.

El Stand de la Asociación China

Principalmente, contó con un stand para brindar información sobre cursos y actividades de la Asociación. El mismo estaba decorado con faroles y un dragón chino. Nuestras promotoras, vestidas con preciosos qipao  posaron con todos aquellos que querían sacarse fotos.

Durante el día domingo, cuando la lluvia fue más benévola, se realizaron juegos para aprender a contar en chino, memotest  y demostraciones de Taichi y Origami.

Muchos interesados en aprender a contar en chino y divertirse.

Finalmente, la Asociación China también subió al escenario del evento. Ana Kuo, nuestra presidenta, relató la leyenda del Horóscopo Chino, que compartimos a continuación.

La leyenda del horóscopo chino

Cuenta la leyenda. El emperador celestial quiso elegir a 12 animales representativos. Encargó a los dioses menores la tarea de transmitir la idea a los animales para citarlos a un encuentro. Aclaró también que solamente los primeros en llegar serían los que integrarían la lista.

En ese momento, el gato y el ratón eran buenos amigos. Al gato le gustaba mucho dormir, pero no quería perder la oportunidad de ser elegido, por lo que le encargó a su amigo el ratón que lo despierte cuando llegue el momento de partida. El ratón se olvidó apenas dio vuelta la esquina, estaba apurado porque sabía que el búfalo caminaba ligero, así que fue a pedirle que lo lleve en el hombro y este accedió.

En ese momento, el dragón no tenía cuernos, como sí los tenía el gallo. Antes de la carrera, el dragón le comentó al gallo que es lindo así como es, y que él necesitaba ponerse lindo para la ocasión. El gallo, halagado, sacó sus cuernos y se los prestó al dragón, con la promesa de que éste los devuelva apenas termine la Carrera.

 Llegó el día. El gato, aun dormido, ni se dio cuenta que su amigo ya había partido arriba del búfalo corriendo al Palacio Celestial a toda velocidad. Cuando estaban a un paso de la meta, el ratón saltó el lomo del búfalo y se adelantó, convirtiéndose en el primer animal en llegar. El búfalo fue el segundo. Luego llegó el tigre y la liebre. El dragón era lento, porque era grande y vistoso, pero el emperador le asignó el quinto lugar a él y a su hijo quien se encontraba ausente. Gritó ahí la serpiente alegando que el dragón era su padrino y que por eso ella merecía el sexto lugar.

El caballo y la cabra fueron los animales más respetuosos uno con el otro, dejándose el lugar. El Emperador les dio el séptimo y el octavo lugar. El mono, que iba a estar en el puesto 30, saltó alto y viajó con las nubes hasta llegar noveno al Palacio. Después llegaron el gallo, el perro y el chancho.

El gato se despertó cuando terminó la carrera y comenzó a perseguir al ratón desde entonces. El dragón vio su imagen en las aguas espejadas de un lago y se enamoró de los cuernos. Nunca más se los quiso devolver al gallo y por eso se convirtió en un animal místico.

Las leyendas detrás de los Faroles

Los faroles, cierran los festejos del Año Nuevo

La Fiesta de Faroles, el decimoquinto día del primer mes lunar chino marca el fin de la Fiesta de Primavera de China, y constituye la primera noche de luna llena del año, un símbolo de lo perfecto en la longeva cultura del país asiático.

Hermosas estructuras en la Fiesta de Taipei

  Según las tradiciones nacionales, durante esta noche se suelen colocar miles de faroles de colores para que la gente los aprecie y trate de encontrar respuestas a los misterios que guardan, así como comer, junto a sus familiares, los Yuanxiao, albóndigas hechas de harina de arroz glutinoso con relleno dulce.

De acuerdo con las leyendas chinas, en el día de primera luna llena del año, los antepasados chinos participaban en representaciones y diversiones y ofrecían sacrificios a la diosa de gusanos de seda; cuando caía la noche, la gente colocaba antorchas y candelas en sus patios y huertos para “iluminar  gusanos de seda” y “expulsar los ratones”, con el fin de lograr una buena cosecha.

A principios de la dinastía Tang (618-907), la Fiesta de Faroles se convirtió en una fiesta oficial de tres días de duración, gracias a la prosperidad económica, cultural y social del país.

Los emperadores también levantaron el toque de queda durante estos tres días para que los ciudadanos disfrutaran la fiesta día y noche.

Durante Tang, los emperadores y sus familiares también salían para disfrutar de la fiesta, que cada año más de cien poetas realizaban composiciones para la ocasión.

En la dinastía Song (960-1127), cuando los chinos lograron grandes éxitos en la ciencia y tecnología, como la invención de la pólvora, la brújula y la manera de imprimir, el festival se prolongó a cinco días y las actividades festivas comenzaron a extenderse a más regiones del país. 

El vidrio coloreado y jade fueron ulitizados en los faroles, que exhibían pinturas de personajes de las leyendas chinas. A partir de Song, las celebraciones se diversificaron e incluyeron canciones, danzas, marionetas, entre otras representaciones folklóricas. 

La mayor celebración tuvo lugar en el siglo XV, en la dinastía Ming (1368-1644), cuando la fiesta duraba diez días. El emperador Chengzu estableció un mercado de faroles.

En la actualidad, en la antigua parte de la ciudad de Beijing, se encuentra una zona llamada “Dengshikou”, que significa “mercado de faroles” en el lenguaje chino.

La dinastía Qing (1644-1911) siguió la tradición de Ming, pero las actividades festivas se enriquecieron aún más, añadiendo la carrera de caballos, equitación, fuegos artificiales y espectáculos con faroles ofrecidos por tres mil personas. En el palacio real, también se colgaron faroles lujosos, e incluso los de hielo.

Hoy en día, la Fiesta de Faroles sigue siendo una parte importante de las celebraciones de la Fiesta de Primavera y una ocasión importante para los chinos para divertirse y estrechar los vínculos con la cultura y tradición nacionales.

Al mismo tiempo de continuar las tradiciones, la fiesta también dispone de características de nuestra época, utilizando nuevas técnicas y representando la vida diaria de las personas modernas. Además, los chinos degustan una comida típica de la fiesta, Yuanxiao o Tangyuan, bolas de arroz glutinoso con relleno dulce. Como tienen forma redonda y compacta, los locales la consideran como la “sólida reunión familiar”. Pueden cocinarse hervidos, fritos o al vapor.  

Del sitio Cri On Line.

Encuentro entre China y Taiwán

Se intensifican los acuerdos entre Beijing y Taipei

La agencia Telam informó del primer encuentro intergubernamental entre los líderes de China y Taiwán en 65 años. Si bien desde 2008 surgen cada vez más acuerdos entre las partes, la noticia afirma que:

“Hasta ahora los encuentros siempre eran entre representantes gubernamentales por una parte y dirigentes jubilados por la otra.  El ministro taiwanés de Asuntos del Continente, Wang Yu-chi, y su homólogo chino, el director de la Oficina de Asuntos Taiwaneses, Zhang Zhijun, se saludaron con sus respectivos títulos en Nanjing, informó el canal de televisión Phoenix de Hong Kong. Sin embargo las posturas políticas de ambas partes siguen siendo irreconciliables”.

El primer representante del Gobierno taiwanés que visita China, Wang Yu-chi (izda), saluda al ministro de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado chino, Zhang Zhijun

Para leer más, ir a: http://www.telam.com.ar/notas/201402/51224-por-primera-vez-desde-la-revolucion-china-de-1949-el-gigante-asiatico-mantuvo-un-encuentro-con-taiwan.html

Crónicas del Año Nuevo Chino 2014

La mirada de Alan Soria Guadalupe

 

Alan es nuestro alumno y amigo, también es periodista y nos deja esta nota sobre lo vivido hace unas semanas en el Barrio Chino de Buenos Aires.

 

Texto y fotos: Alan Soria Guadalupe

El abrazo entre naciones: una multitud para recibir

al año del Caballo de Madera

Ni el cielo amenazante, ni las intermitentes lloviznas impidieron que miles de personas se acercaran al Barrio Chino y a las Barrancas de Belgrano para celebrar junto a la comunidad china la llegada del año 4712 el 1° y 2 de febrero pasados.

Familias enteras, parejas, amigos y curiosos colmaron la plaza y las calles en la búsqueda de vivir una experiencia cultural distinta, llamativa y vasta como la que los chinos suelen ofrecer.

Las calles del Barrio Chino durante el evento

En los últimos años, la concurrencia a la Fiesta de la Primavera o Año Nuevo Chino se fue acrecentando y ésta ocasión no fue la excepción. Con el escenario armado en la plaza por donde pasaron cantantes, números de tai chi, danzas tradicionales y demás exhibiciones, sumados a las decenas de stands con comida y souvenirs, la despedida de la Serpiente de Agua se extendió por dos días y culminó con un espectacular show de fuegos artificiales.

La celebración, organizada por la Fundación Muralla China, la embajada de China en la Argentina, la Asociación Civil de Inmigrantes Sino-Argentina y auspiciada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, abrió con las palabras del -entre otros- embajador de la República Popular China, Yin Hengmin, quien destacó los fuertes lazos que sostienen la amistad entre ambos países.

Tras las palabras del embajador se dio inicio a la ceremonia en la que se despertó al Dragón con la pinchadura de sus pupilas. Acompañados con la voz del locutor Carlos Lin, que contó el origen de la tradición, dos de estos seres mitológicos protagonizaron la Danza del Dragón frente a la mirada atenta de todos los presentes, entre los que estaba el cuerpo diplomático.

Inmediatamente después de que los dragones hicieran su gracia, los cinco leones de distintos colores encabezaron el Baile del León, también con el relato de su origen como acompañamiento. Tras la apertura, prosiguió la exhibición de los cantantes líricos Pasquale Antonucci y Wang Yong Qing; la presentación de Liu Ming, el acupunturista elegido especialmente por el Papa Francisco; un número de tango de parte de La Esquina Carlos Gardel, y una cautivante performance de la cantante de ópera Mónica Chao, entre otras numerosas actividades.

Por su parte, los que decidieron recorrer las calles del Barrio Chino en vez de disfrutar del show en las Barrancas tuvieron su propia experiencia, quizás un poco más intensa por el desafío que resultó caminar por Arribeños mientras el Dragón entraba y salía de los supermercados y locales de esa calle, pero no por eso menos interesante.

“Siempre me contaron que la fiesta del Año Nuevo Chino era multitudinaria y que el espíritu era muy festivo, pero nunca pensé que iba a ser así”, contaba Martha, una porteña de “más de 60” -según sus propias palabras- que no conocía el barrio e hizo caso al bichito de la curiosidad y se unió la celebración.

La sonrisa dibujada en la cara de Martha mientras caminaba entre la gente es la misma que las otras miles de sonrisas acompañadas por aplausos, banderas, stands, comidas típicas y exhibiciones que, así como recibieron la llegada de un nuevo año, fueron la muestra auténtica y memorable de un abrazo entre naciones.

 

Banquetes del Año Nuevo e invitación a La Plata

Los Platos de la Fiesta de la Primavera

Las celebraciones por el Año Nuevo Chino no dejan de resonar. Y aún no terminaron!

El sitio Xinhua en Español,  publicó los principales platos y golosinas para celebrar la Fiesta de la Primavera.

Platos tradicionales

Cerdo, ave, legumbres, arroz, pescado. La variedad es infinita. Los chinos consideran que estos platos traen buena suerte . También perdura la costumbre de cocinar grandes cantidades para que haya comida de sobra, ya que se considera que así no sufrirán hambre ni pobreza el año que comienza.

Para leer más, visitar el sitio: http://spanish.xinhuanet.com/cultura/2014-01/15/c_132144020.htm

Los invitamos a participar de la celebración del Año Nuevo Chino en la Ciudad de La Plata. También contará con stands que desde las 11 hs recibirán a los visitantes. Las actuaciones comenzarán a las 16 hs.

Celebraciones platenses

Ana Kuo en BA Herald

La Presidenta de la Asociación China en una entrevista para el Buenos Aires Herald

A continuación, les remitimos la nota en la que participó Ana Kuo, con motivo del Año Nuevo Chino.

En la misma, Ana resalta que no sólo los supermercadistas y comerciantes chinos colaboran en la difusión de la cultura china, sino también profesionales y empresarios.

 

Ana Kuo, presidenta de Asociación China

Friday, January 31, 2014

City’s chinos prepare to welcome in year of Wooden Horse

Supermarket workers Becky Li (left) and Cintia Hue came to BA from China’s Fuijan province. “We’ll have a big family party,with lots of seafood,” Hue says of her plans for today’s Chinese New Year.

For supermarket worker Cintia Hue, 28, it wasn’t the language that stumped her when she first moved here — it was the food.

“When I came to Buenos Aires I hated it, the flavours are very different,” she explained. “But now I do love one thing: asados.”

Hue arrived in Argentina almost nine years ago in search of economic opportunities — more specifically, a job at her brother’s store in the Recoleta neighbourhood, where the Herald also met 23-year-old Becky Li.

“I’m happy in Argentina, because all my family lives here,” commented Li, who nodded alongside Cintia, explaining enthusiastically that they were sisters-in-law.

“Over there, she’s my sister-in-law too,” she added, pointing across to the vegetable section to a girl seen ducking for cover.

Nobody’s likely to be shy tonight, however, when Li and Hue gather with their family for Chinese New Year festivities, which mark the year 4712 — or the Wooden House — in the Chinese calendar.

Ana Kuo from the Chinese Cultural Association of Argentina emphasized that even though supermarket owners and workers may be the most visible part of the community, there’s more to Chinese migrants than just the corner-store “chino.”

“Professionals, investors — not just the supermarkets — are some of the Chinese groups collaborating in the dissimenation of our culture here in Argentina,” she told the Herald.

New Year’s celebrations have become a staple of City life over the past several years, with the Chinese neighbourhood in Belgrano packed to the brim with people eager to see performances and munch away at food throughout the weekend.

“The dragon — he’ll be on his feet the entire festival,” Kuo said.

Fujian Origins

Like many of the new Chinese arrivals to Buenos Aires, Hue and Li — and probably their shy sister-in-law — came from Fujian province on the southeastern coast of mainland China, trailing family connections to find work in the robust Argentine supermarket sector.

Known in Argentine vernacular as chinos, these stores have been nothing short of a phenomenon in recent years, forming an important part of the retail landscape and leading a clear obliteration of the latest immigration data, which in the 2010 Census put the Chinese-born population at a mere 9,000.

“Today we have 10,788 stores in the entire country, directly employing more than 30,000 people within the Chinese community and almost 50,000 Argentines,” said Miguel Calvete, head of Argentine Federation of Chinese Supermarkets and Associations (FESACH).

“The migration accord (signed in 2003 between Argentina and China) facilitated family reunions and meant many relatives of Chinese people who were already here came to Argentina,” he explained. “These relatives needed work. Ultimately more sources of employment had to be created, more workplaces, and so more supermarkets were opened.”

The Chinese stake of the supermarket retail sector is impressive: between 19.8 and 20 percent, Calvete told the Herald.

Changing times

Chinese language teacher Laura Lin has been witnessing the growth of the Chinese community in Buenos Aires from an interesting perspective. She was just six months old in 1979, the year she arrived in Buenos Aires from Taiwan, accompanied by her entire family.

Although once seen as the land of opportunity, Argentina is now more likely to be a temporary stop.

“Most of the Chinese (who come to Argentina) plan to work for around five years, make their money and return to China to have a better and more comfortable life,” she explained. “There are few who actually settle here, who have their families, houses, cars.”

Behind the smiling faces at supermarkets, Lin also indicated that life in Argentina is challenging for recently-arrived Chinese migrants — just as it had been for the Taiwanese community — with many having come from lower socio-economic backgrounds in their homeland.

“The majority of Chinese with supermarkets come from Fujian province, which is a province that is marginalized by the Chinese government and by other provinces.” Lin explained.

“They hope to find something better than in China, but they are quickly baffled by the language, customs, they miss their families, their homes. But at that point there’s no turning back. There’s money to loans to back in China and some end up having to work more than 12 hours a day.”

JM